Porque soy fotógrafo de primera comunión y bautizo

Continuación

A mi me hubiera gustado que esas fotos me permitieran a mi y a mi hijos recordar cómo fue ese día. Yo me acuerdo de muchas cosas, pero también se que otras muchas se me han olvidado y sinceramente, no tengo muy claro qué recuerdos tienen ellos de ese día, más allá de algunos regalos que recibieron. Quizá por eso, mi deseo y anhelo es poder capturar todos los momentos que viven las familias ese día. Desde los nervios a la hora de vestirse, la tensión durante la ceremonia y toda la alegría desbordada que viven durante la celebración.
 
En el caso de los bautizos, es un poco diferente. Los críos, obviamente, no son conscientes de nada. Pero sin embargo, los padres lo vivimos con mucha emoción. A los bebes hay que bañarles, vestirles. Cuando se llega a la iglesia, los padrinos están emocionados por ser los padrinos. Los abuelos irradian alegría y felicidad por todas partes. Todas esas emociones y vivencias, si no se capturan, se pierden en la memoria. Solo nos queda la frase de… que bonito estuvo el bautizo, o que bien lo pasamos. Pero las caras, las expresiones de todos nosotros y del niño se habrán esfumado. Y al niño/a, ¿qué recuerdo le quedará al niño para el día de mañana? Las cuatro fotos de cuando le echaron el agua bendita….
 
Eso hizo que me lanzase a la piscina, que la gente que le pase como a mi, que quiera algo diferente, pueda tener el mecanismo para poder recordar todas esas vivencias como a mi me hubiera gustado tener. 

Abrir chat
Hola, Si necesitas cualquier información adicional aquí estoy para ayudarte con cualquier duda que puedas tener.